top of page

Cuando dejamos de ver lo que falta, empezamos a ver lo que hay.

¿Cuántas veces nos ha pasado que no vemos realmente las cosas buenas que nos rodean, porque no responden a las expectativas que teníamos de ellas o de ese momento?

Lo mismo aplica a este período de confinamiento. Nos ha tocado duro, a unos más que a otros. A todos de diferentes formas, pero me imagino muchos de los sentimientos y emociones se comparten y como telón de fondo, algún momento o algo bueno que podemos rescatar también.

Mi invitación y aprendizaje es soltar la idea de que pudo haber sido diferente y con ello liberarnos de la perfección y el ideal, para darle espacio a lo real y poder construir y disfrutar desde ahí.

Es una elección que requiere coraje y voluntad.

Coraje, para reconocer nuestra individualidad y que por más diferente que ésta sea, no es mejor o peor que la de quien tenemos al lado, simplemente es la propia y ya tiene su valor por el hecho de ser y que no hay necesidad de competir ni sobresalir, más bien vivirla en autenticidad sin juicios ni comparaciones.

Voluntad, para mantenernos firmes a las circunstancias o imprevistos de la vida, reconociendo la singularidad y temporalidad en cada uno, con la perspectiva de la enseñanza que puede entregarnos.

En todo propósito hay partes que nos gustan y otras que no y solo logramos sanar aquello que aceptamos.

Al dejar de buscar afuera aquello que nos completará para ser felices, nos abrirá los ojos a lo que tenemos a mano para serlo. Y que en lugar de buscar la felicidad, podemos descubrirla a nuestro alrededor, para así vivirla en lugar de esperarla.





27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El miedo y la terapia floral

El miedo puede tener muchas facetas. Los sentimientos del temor pueden empezar con un nerviosismo escondido y llegar a ataques de pánico agudos. Igualmente, puede haber diferentes orígenes o provocado

El ancla a tu presente

La práctica de la meditación tiene innumerables beneficios, tanto físicos, como mentales y emocionales. Es apta para todas las personas, independiente de su edad, etapa de vida o área en la que se des

Sanar es un acto de valentía

La sanación está muy romantizada. Pareciera que deberían salir chispas o halos de luz mientras atravesamos un proceso de sanación. Lamentablemente, esto no es así. Sanar es agotador, requiere trabajo

Commenti


Publicar: Blog2 Post
bottom of page